A veces descubres cosas sorprendentes en tu propia ciudad que nunca pensaste te fueran a impresionar. Es el caso del Bioparc de Valencia.