Las cataratas del Niágara reciben millones de visitas cada año. Pero, ¿realmente merece la pena visitarlas?