Los Pirineos son el paraíso de los senderistas en España y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido podría considerarse la catedral.