Hoy he tenido uno de esos momentos en que odias la ciudad en la que vives. Hasta ahora la incesante lluvia de Vancouver no me había molestado...