En mi último viaje a Praga no me acerqué a hacerme una foto con el reloj, ni visité el barrio judío, ni compré ningún souvenir, pero viví...